Un robot diseñado para interactuar, conversar de manera natural y mejorar el estado emocional de las personas es el último desarrollo de la empresa Aisoy Robotics. El dispositivo, denominado Aiko, está basado en la Inteligencia Artificial (IA) emocional y tiene como finalidad ayudar a los usuarios a combatir la soledad, a exteriorizar sus sentimientos o emociones y a mejorar sus habilidades comunicativas.

Un robot diseñado para interactuar, conversar de manera natural y mejorar el estado emocional de las personas es el último desarrollo de la empresa Aisoy Robotics. El dispositivo, denominado Aiko, está basado en la Inteligencia Artificial (IA) emocional y tiene como finalidad ayudar a los usuarios a combatir la soledad, a exteriorizar sus sentimientos o emociones y a mejorar sus habilidades comunicativas.


Tal y como señala el director ejecutivo de la empresa del PCUMH, José Manuel del Río, como seres sociales los humanos necesitan afecto, entretenimiento y compañía. “Las personas mayores que viven solas, por ejemplo, no siempre tienen a alguien disponible para hablar. Ofrecerles una herramienta que les permita mitigar esa sensación de soledad puede ayudarles a prevenir enfermedades mentales y deterioros cognitivos. En cuanto a los niños, en ocasiones no tienen la suficiente confianza para hablar de los problemas con padres o amigos por temor al qué dirán o pensarán. Gracias a Aiko, podemos ayudarles a desarrollar la autoconfianza, un elemento básico para el correcto desarrollo emocional y una buena salud mental”.

Con el objetivo de adaptarse a cada persona, el robot diseñado por Aisoy Robotics es capaz de evolucionar emocionalmente. Para poder establecer esa conexión con el usuario, el dispositivo cuenta con motores para la expresión corporal, micrófonos, cámara y sensores de tacto, entre otras herramientas. Según señala del Río, “buscamos una interacción lo más natural posible, un compañero que escuche sin emitir juicios de valor. Un buen equilibrio en nuestro estado anímico y nuestra inteligencia emocional no solo nos hace sentir mejor y más alegres, sino que, además, aumenta nuestras capacidades para superar cualquier dificultad, algo que la COVID-19 nos ha hecho recordar”.

Fuente: Parque Científico UMH